Adaptá tu colchón a tu cuerpo: Colchón Viscoelástico

¿Sentís que tu colchón no se adapta a tu cuerpo? ¿Buscas posturas sin resultados? Seguramente oiste hablar de los colchones viscoelásticos, lo primero que pensamos es: ¿Qué es el viscoelástico? El viscoelástico es un material sintético que fue desarrollado por la NASA en los 60, en sus programas de vuelos espaciales, para contrarrestar los efectos de la gravedad cuando despegan las naves. ¿Qué lo hace tan especial? Este material tiene una propiedad particular, que es la de aliviar los puntos de presión, por consiguiente se amolda a la postura del cuerpo. Aprovechando esta propiedad y muchas más que tiene el viscoelástico, en los 90 fue introducido en el mundo del descanso. Logrando un descanso reparador al amoldarse el colchón mejor al cuerpo, evitando que nos pasemos buscando un postura para dormir.
Algunas de las características que tiene son: eliminar los puntos de presión, disminuir las tensiones musculares y nerviosas, optimizar la circulación sanguínea y regulación térmica optima.
En la actualidad se conocen 2 tipos de colchones viscoelástico, y se distinguen por su forma de fabricación:
– Espumado: Se agrega un químico al viscoelástico, y este reacciona creciendo, como no se utiliza un molde crece sin limitaciones, lo que da a lugar en su estructura que sea de “poro abierto”. Luego se corta en la medida deseada.
– Moldeado: Se realiza el mismo proceso anterior, pero se utiliza un molde, por lo que el material crece hasta lo que le permite el molde. Dando lugar a un “poro cerrado” o menor que en el proceso anterior.
Y también este proceso influye en la homogeneidad de la densidad del viscoelástico. Pues a mayor densidad, tendremos mayor sensasión de viscoelástico.
El tamaño del poro influye también en la circulación del aire en el material, en el caso del espumado, la circulacíon es más rápida. Y en el moldeado es más lenta.
A la hora de adquirir un colchón de estas características se debe tener en cuenta la calidad de las espumas que utilizan, la misma debe ser HR o High resilience, lo que indica que ha sido sometida a una prueba de fatiga dinámica, en la que se garantiza la resistencia del material.
Para saber más, visitá www.absolutebeds.com

Tags: General, viscoelástico, viscoelasticos, colchones

Entradas Relacionadas.

Almohadas: ¿Qué tipo utilizar? | Dokonca

Si eres amante del buen dormir, sabrás que una buena cama, colchón, ropa de cama y almohada es fundamental para llevar el placer al máximo. En esta oportunidad hablaremos de la utilización de las almohadas, en relación con las posturas que uno adopta a la hora de dormir.

Tipos de almohadas hay un montón. Esta variedad no la encontramos solamente en sus tecnologías, sino que también en su tamaño de grosor. Por eso, si quieres conocer cual es la clase de almohada que mejor puede adaptarse a tus necesidades, no dejes de leer el siguiente informe:

  • Postura boca arriba: Para este tipo de personas lo que se recomiendan son almohadas de un grosor fino. Esto produce que la zona cervical no se eleve tanto, dejando una postura ideal a la hora de dormir. Y recuerda, no utilices para nada almohadas muy altas si adoptas esta postura.
  • Postura de costado: Existen aquellas personas que elijen una posición de costado para poder dormir. Para las cuales se recomienda utilizar almohadas de grosor mayor, para evitar de esta forma que la cabeza se nos caiga inevitablemente hacia los hombros.
  • Postura boca abajo: Concluyendo, hay un montón de personas elijen la posición de boca abajo para dormir. Y si bien es muy popular, los especialistas no la recomiendan para nada. Puede traerte problemas varios de postura. Por lo que te recomendamos adoptar otros tipos como ser boca arriba o de costado.

Esperemos les haya sido de gran utilidad este informe. Si ya nos vienes leyendo hace rato, como ya sabes, en próximas notas continuaremos dándote los mejores consejos del mundo del descanso y buen dormir ¡Sigan leyéndonos!

 

Tags: Marketing, colchones, almohadas, camas nido